Patio Trasero

Ante un largo baile de fechas, lugares, datos y sobre todo acciones militares, lo más seguro es que se nos nuble la vista y sintamos leves o graves mareos al pensar en las víctimas civiles de dichos conflictos.

Los intereses económicos de los gobiernos poderosos sólo se ven en las tierras ajenas campo de cultivo para su siembra de dinero, de intereses económicos, y de experimentos políticos. Un claro ejemplo de todo esto fue durante el siglo pasado, América Latina para los Estados Unidos. Invasiones, golpes de estado, dictaduras, ocupaciones, etc. Convulsionaron Latinoamérica hasta llegar a la década de los noventa cuando éstos intereses se disfrazaron de democracia tras la neoliberalización económica.

Haciendo este repaso histórico – geopolítico y social, sólo lanzo la pregunta al aire, ¡dónde queda la población civil en todos esos conflictos?

Image

La expresión, daños colaterales define de una manera políticamente correcta a los civiles inocentes heridos o muertos en un conflicto armado. Pero además de estos, deberíamos analizar otros artefactos por estos sucesos, personas que en sus propias carnes viven otro tipo de maltrato más psicológico y moral que físico:

  1. Los familiares de los muertos producidos por daños colaterales se sienten impotentes ante un presente del cual ellos sólo han sido elementos pasivos.
  2. Los exiliados políticamente, que por exclusión política deciden dejar su país a pesar del conflicto moral que esto les provoca, como puede ser el sentirse perdedores y sufrir desde el exterior el drama de su propio pueblo, sintiéndose nuevamente impotentes.
  3. Los emigrantes que, por causas económicas ajenas a ellos y producidas por otros agentes extranjeros deciden buscar su futuro fuera con el único deseo de encontrar una vida más digna que la que otros les imponen obligatoriamente.
  4. El sentimiento de pérdida de identidad cultural y geográfica, robado al ciudadano que de la noche a la mañana ve como sus tierras pertenecen a otro país y a otra cultura de los cuales él es ajeno (ejemplo,, el caso del sur de EU, que pasó de ser propiedad mexicana a estadounidense, o de la isla de Puerto Rico)

Y así podemos seguir enumerando muchas tipologías de heridos morales, que pocas veces son tenidos en cuenta por los grandes gobiernos y multinacionales en el momento de imponer sus objetivos económicos y políticos, los cuales sólo buscan su propio beneficio económico a pesar de los daños colaterales que éstos pueden producir.

De este modo, este brevísimo texto identitario, artístico y cultural se basa en las preguntas

  1. ¿cuánto del flujo migratorio que sale desde América Latina hacia países más ricos es producido por éstos últimos debido a sus acciones políticas y económicas intervencionistas?
  2. Cuanto tiene que ver que grupos marginados basen su ideología o su modo de vida en dichas acciones políticas, sociales y económicas? (casos concretos como las favelas en Brasil, como inmigrantes de Guatemala en México, los maras Salvatruchas en El Salvador? Y cuánto de esos grupos han sido apropiaciones para proyectos específicos de nación dentro de un régimen de procesos de identidad nacional o cultural? Cuánto de esos grupos son considerados parte de una esfera como para establecer no un movimiento social, sino cultural?

11.Diciembre.2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s