algunas veces

Azzath tiene razón: no soy capaz de pedir ayuda… no cuando estoy al borde y pretendo manejar bien las cosas.

Tengo miles de pensamientos merodeando mi entendimiento. Quisiera que sólo uno tuviera un inicio y un fin. He dormido por muchas horas, me duele mi cuerpo, tengo la planta del pie lastimada, me duele mi mano, tengo un moretón, creo haber tomado un cuarto de clonazepam hace ya unas horas, tengo un cigarro en la mano, se consume, otra vez ese estúpido olor a tabaco encerrado. No pertenezco a éste lugar.

Hoy entiendo que soy más humana que todos, yo también puedo equivocarme, yo también puedo llorar toda una noche, yo también puedo equivocarme y justo cuando lo hago… soy la peor de todos. Pero también puedo volver a enamorarme, puedo volver a ser frágil. Si el mundo se cae a pedazos quiero que alguien esté ahi para compartirlo.

Azzath tiene razón, soy tan estúpidamente analítica que en las situaciones más fáciles no puedo controlar lo inevitable, debo dejar de hacerlo o pretender hacerlo.

Quiero dormir otra vez. Tuve un sueño, estaba parada justo en una calle, comenzaba a llover, no quiería llegar a casa, tampoco quería mojarme, pero ahí parada, veía que a lo lejos dos avenidas grandes congestionadas por la lluvia sólo podían lanzar pitidos y estruendosos ruidos. Pensé que la gente era pendeja por hacer más ruido y no avanzar, pensaba por qué carajos seguían ahí parados en vez de avanzar por las calles, buscar otra salida, simplemente salirse de la línea.

Comenzaba a llover más y más. Mis pies estaban ya muy mojados, podía sentir como mi piel se iba haciendo chinita y mis dedos a entumecerse… podía sentir y no quería avanzar. Justo antes, segundos antes de atravesarme, escuché que un perro ladró, alcé la cara, y ahí estaba Camilo, a punto de atravesarse, se abalanzó y en eso un coche, uno de esos que salió de la línea, uno de esos que se creyó diferente aceleró, no pensé dos veces y me lancé hacia mi perro, pude sentir como el coche me aventaba, en eso vinieron varios recuerdos a mi mente, el principal creo, cuando un VW del 89 de volcó en la carretera a Oaxaca, si, en ese también iba yo, pero sobreviví… recodé cuando en gimnasia no cogí bien las barras me pegué en la nuca, inmediatamente después abrí los ojos y estaba en el colchón con los paramédicos y un charco de sangré, recordé cuando jineteando el caballo enloqueció y de un culetazo me aventó… cómo? no lo sé, pero sentí y recordé eso en un lapso. Supongo que Camilo se salvó, porque lo siguiente que recuerdo es un fuerte golpe en la cabeza, una risa incontenible, azotarme en la banqueta mojada, ladrar a mi perro y escuchar muchos gritos, pero toda una tranquilidad… justo la misma que sentí hace rato que desperté.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s