Situación Sentimental: Vomitando Mariposas Muertas

Quizá… quizá es mejor así.

No esperas a que la gente te diga nada, simplemente callas y resuelves que tu vida debe seguir.

Más allá de una separación, se debe de recordar cómo fue la unión. Y me siento mal, me siento triste y justo ahora pienso que de tomar un vuelo no sería a Estambul, sería al lado opuesto, al extremo, a ver si así, (sólo así) se aleja de mi mente.

Hace unas semanas atrás todavía recuerdo cuando semanas atrás, en lindo café de Coyoacán me dijo: y si vienes a vivir conmigo.

Reí imparablemente, sentía que un mar de preguntas, nerviosismo y sobre todo, tristeza iba entrando por mi mente, mi cuerpo, mi alma. NO. Simple respuesta, seguí comiendo y luego observé sus ojos, sus bellos ojos, sus lindas cejas tupidas y toda su cara. Su desconcierto era grande, pero lo esperaba.

Almenos en ese momento no sabía si había tomado la mejor decisión, pero la había tomado. Ahora lo sé. Siempre la pasamos bien, siempre eran miles las risas que rodeaban nuestras conversaciones. Lo poco que aprendió de español fue conmigo. Llegaba muy atento y me decía: Cómo estás mariposa?.

Siempre, siempre, yo era la kelebek para él… y él simplemente era Mesut. Cuando platicamos todo un día sobre política y religión, entendí muchas cosas, algunas de ellas que quizá le moleste que lo mencione ahora… pero dado que el no entiende ni papa de español y le choca usar traductores, lo haré jajajajaja… En realidad, le agradezco que siempre habláramos en inglés, aunque su acento turco siempre, siempre estaba latente en mi.

Se que adora verme de cabello suelto, así lo conocí, en mis peores fachas en medio de una fiesta de esas que suelen invitarme y pocas veces asisto, pero esa vez fui, me hice acompañar de 3 amigos… ellos vieron todo. Él se presentó, nunca le tuve importancia, hasta que creo mencionó algo de las mariposas, era tanta la estúpida coincidencia que no lo podía creer: la mariposa es libre, la mariposa es bella, pero para nosotros, en nuestra cultura, siempre que encuentras una, ella marcará tu camino, debes tenerla cerca, si te encuentras una de forma imprevista, simplemente admírala y quierela, no te alejes.

Pensé que estaba bromeando, por qué no?

Los dìas continuaron. mensajes. Llamadas. Más mensajes y más chats por correo. Luego la estúpida solicitud de Facebook que no acepté sino hasta un mes después. No quería saber mas que lo propio. Porque cuando te conocí, recuerdo que claramente te dije: no sabes quien soy, no sé si algún día te arrepientas de conocerme, pero mi nombre es Amalia, Amalia Ortiz y me gusta ser quien soy.

Entre las miles de cosas que pasaron en estos meses, recuerdo aquel día cuando conociste Garibaldi, tremenda borrachera y yo ahí, cuidándote mientras festejábamos tu cumpleaños. Te llevamos a casa y con el poco español que pudiste mencionaste: tu eres mi novia. No sé si la más sorprendida fui yo o mi rommie. obvio, estabas borracho. Al día siguiente yo desvelada y cansada, tu preparando café, cantando como si nada, fuiste a la tienda y me trajiste todo un super para compensar la falta. Yo corrí a la maestría tu te quedaste a dormir, y cuando despertaste hasta arreglaste el baño.

Más fines de semana. Más fiestas, más reuniones. Más comidas, más desayunos, más cenas. Mis amigos te adoran, tu los adoras. A todos les caes bien y eso me dió miedo. No sé… uno se acostumbra a todo, menos a ser tan amable.

Varias fueron las sorpresas. Pero nuestro gran defecto es que somos workaholics… al servicio de nuestro trabajo. Un día me dijiste: Amas tu trabajo? te respondí que si. Inmediatamente me dijiste: lo sé, lo irradias, pero sabes? yo también amo el mío, no hay tanto que podamos hacer mas que aprovechar el tiempo.

Ese fue el día que etendí todo. TODO. Hablamos por primera vez del tiempo. De lo que seguía. Por primera vez y como témpano dije algo como: Eres un hombre sabio, sabrás hacer lo que tengas que hacer, no somos nada, eso nos deja seguir siendo quienes somos de aquí hasta que tengas que tomar un avión.

Diablos! fue la peor cara que pusiste, pero me supiste responder: Srita. Amelié, lamento mucho que no sea yo esa ilusión que usted quiere, pero no es tan malo ser por única vez el vasallo del cuento. Me encantaría que un día, sólo un día no fuera tan fuerte… me duele saber que tiempo es lo que menos tenemos.

Todo pasó tan rápido. Hace unos días fui a dejarte por última vez al aeropuerto. No te veré. No otra vez. Así lo decidimos y lo único que pude decirte al oido fue: En los mismos meridianos, pero en momentos difíciles venimos a encontrarnos.

Tu sutil, me sonreiste y solo dijiste: si, yo también te quiero.

Si, esas eran mis palabras. Si las mencionaba, sabría que lloraría, que no podría dejar de abrazarte y te pediría que me dieras dos meses y volaría contigo, pero esa hubiera sido una buena historia. Sólo reí y te dije: no bebas en el avión…

Amalia, you are so fuckin real…

esas fueron las últimas palabras.

No has escrito.

No he escrito.

Has tomado fotos y me las has mandado.

Yo solo puedo escuchar una y otra vez ese soundtrack que me dejaste en la compu de la oficina.

No he tenido los cojones necesarios para decirte que te extraño.

Pero tambien puedo decirte que aún a pesar de la distancia, fuiste un gran príncipe de arena que llegó cuando más sonsa me sentía.

No sé que viene después. pero Gracias por dejarme llorar tu partida.

Tu no lo sabes, pero un te chai no será igual para mi.

Tu no lo sabes pero hoy he decidido darle vuelta a la hoja.

Tu no lo sabes pero a partir de hoy he pensado seriamente en que quiero enamorarme otra vez, de quien sea, pero enamorarme como lo hice hace unos años con Rafa, como cuando lo hice escuchando de Baudrillard y Bauman, como lo hice en las noches de plática de política y religión, como lo hice viviendo en Toluca, como lo hice recibiendo gomitas, como lo hice cuando ayudaba a hacer efectos especiales… como lo quiero hacer.

Gracias porque por ti, ahora me vale madres el tiempo.

Ya pasó el duelo.

Lo que sigue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s