Congratulations

Lo que sea que haya del otro lado del planeta, iré a averiguarlo. Estoy a una horas de tener un viaje sola… ride alone, pero es mi regalo de cumpleaños (claro, un poco más adelantado) pero mi regalo.

Hay momentos en los que simplemente debes despegarte de todo lo que te rodea, irte… viajar. Todos los que hemos estado acostumbrados a viajar, sabemos que siempre hay un momento en el que nuevamente hay que empacar.

Escribir, escribir, escribir… es lo último que he hecho en las dos semanas pasadas. Escribir para la crítica, escribir textos críticos, escribir para los artistas, escribirles a mis padres, escribirles a los amigos y escribir oficios. he escrito para la maestría pero… como diría Nietzsche “Temo que no nos libraremos de Dios en tanto sigamos creyendo en la gramática”

A veces, creo que la gente es tan mierda, tan miserable. Ayer caminaba por el centro y de pronto, al salir de una tienda de zapatos (finalmente me encantan los zapatos y cuando estàn en rebaja más), me paré en una heladería, quería un estúpido helado de yogurth natural , y un jovencito comenzó a bombardearme con sus múltiples sabores… “pero yo quiero uno natural…” no me hizo caso y comenzó a decirme cual altavoz vibrante de las mil y una combinaciones, sabores, jaleas, frutas y demás que podía adquirir por el módico costo de 35 pesos… pero si agregaba 5 más, me daban unas 2000 calorías más por un pequeño exceso…
yo solo quería un helado de yogurth natural…
comenzó a exasperarme y muy amablemente le dije: “se que has gastado almenos una noche de tu vida en aprenderte ese speech, pero no quiero gastar 10 minutos de la vida escuchàndote decir otra zandès más… coge ese vaso, date media vuelta, sirveme mi helado y tu y yo no volveremos a vernos jamás”

YO SÓLO QUERÍA UN HELADO!

Al final, salí a la calle con mis gafas oscuras, caminando con mi helado y antes de cruzar Isabel La Católica, voltée a otra heladería, el chico que atendía sintió mi mirada, le sonreí y por una inercia de mi brazo, lo extendí y alcancé a saludarlo y mandarle un beso. Le grité: luego nos vemos…

Quién era?

no lo sé… de verdad! me pareció lindo sonreirle a alguien, que el sonriera, que no nos conociéramos y simplemente seguir con el día a día, sin necesidad de escuchar miles de palabras encorvadas por una sociedad absurda de mensajes retóricos sin entender.

Acabo de terminar mi maleta. Llevo un libro: El malestar en la cultura… del odioso de Freud.

Time to pretend…

Es cierto, no sé que hay en el lugar que voy a visitar, unos días a la deriva, unos días ir a ver el pacífico, luego adentrarme a la zona más acuosa mezcalera y finalmente terminar en el borde del edén y la mezcolansa de la civilización. Es cierto, no sé que hay en el otro lado del mundo, pero iré a averiguarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s