(me declaro fan de Jameson) No hay teorías inocentes.

El posmodernismo o la lógica cultural del capitalismo avanzado.

Fredric Jameson

  1. Explica el postmoderno “escepticismo hacia los metarrelatos”, como un “modo de la experiencia” derivada de condiciones de trabajo intelectual impuesta por el modo capitalista a finales de la producción.

  1. El modernismo se asienta pues en la destrucción del tejido urbano tradicional y de su vieja cultura de vecindario.

  1. La fusión postmodernista de todos los discursos en un conjunto indiferenciado es el resultado de la colonización de la esfera cultural, que ha mantenido una autonomía parcial durante la época modernista previa, por un capitalismo empresarial de reciente creación.

  1. La postmodernidad se caracteriza por el pastiche y la crisis de la historicidad.

  1. La parodia (requiere un juicio moral o la comparación con las normas sociales) fue sustituida por el pastiche (collage y otras formas de yuxtaposición sin un fundamento normativo).

  1. La era postmoderna padece una crisis de historicidad. Según él, ya no parece haber ninguna relación orgánica entre la historia de E.U. aprendida en libros escolares y la experiencia real.

  1. Las formas estéticas que definen la postmodernidad se corresponden con la fase de mundialización del mercado y son una expresión cosificada y de moda por el mercado.

  1. Lo posmoderno es, el campo de fuerzas en el que han de abrirse paso, impulsos culturales de muy diferentes especies (Raymond Williams lo designó como formas “residuales” y “emergentes” de la producción cultural.

  1. Han sido objeto de rechazo en la teoría contemporánea: el modelo dialéctico de la esencia y la apariencia, modelo freudiano de lo latente y manifiesto o represión, modelo existencialista de autenticidad e inautenticidad y la gran oposición semiótica entre significante y significado.

  1. El giro de la patología cultural puede caracterizarse como el desplazamiento de la alienación del sujeto hacia su fragmentación.

  1. Los temas de la teoría contemporánea: historicidad centrada en el capitalismo clásico y la familia nuclear y el sujeto que nunca existió primariamente, sino que se constituyó como una especie de reflejo ideológico de burocracia administrativa.

  1. El fin de la mónada o del yo burgués tiene por fuerza que implicar también el fin de las psicopatologías de este yo, o lo que denomina: el ocaso de los afectos.

  1. Los productos culturales están exentos de “intensidades” y son impersonales y flotan libremente, tendiendo a organizarse en una peculiar euforia.

  1. Nuestra vida cotidiana, nuestra experiencia psíquica y nuestros lenguajes culturales están actualmente dominados por categorías más espaciales que temporales.

  1. El colapso de ideología modernista del estilo, ha provocado que los productores de cultura no tengan otro lugar que no sea el pasado: imitación de estilos caducos / cultura global.

  1. La cultura del simulacro se ha materializado en una sociedad que ha generalizado el valor del cambio hasta desvanecer todo recuerdo del valor del uso.

  1. Guy Debord: la imagen se ha convertido en la forma final de la reificación mercantil (la sociedad del espectáculo).

  1. La antigua obra de arte se ha transformado en un texto para cuya lectura se debe proceder mediante la diferenciación y no ya mediante la unificación.

  1. Si alguna vez llega a existir una forma política de posmodernismo, su vocación será la invención y el diseño de mapas cognitivos globales, tanto a escala social como espacial.

  1. Lo sublime posmoderno sólo puede comprenderse en términos de esta nueva realidad de las instituciones económicas y sociales: una realidad inmensa, amenazadora y sólo oscuramente perceptible.

 

¿Palimpsestos? O la paranoia del ocaso de los afectos.

Amalia Ortiz Cortez

No hay teorías inocentes. El análisis del postmodernismo de Jameson quien siempre intentó verlo como históricamente fundamentado, rechazó de manera explícita cualquier oposición moral a la postmodernidad como un fenómeno cultural, y continuó insistiendo en una crítica inmanente hegeliana. Para Jameson, las formas estéticas que definen la postmodernidad se corresponden con la fase de mundialización del mercado y son, en sí, una expresión cosificada y puesta en moda por el mercado.


Esta dimensión mercantil del arte y la expresión creativa llevan a la banalización, al pastiche y la superficialidad, ya que no parece ser el mercado sustrato lógico de la expresión crítica, del cuestionamiento del sistema. Aunque si lo retomamos de ésta forma, el sistema (al menos uno particular como el del arte y los nuevos medios) ha manifestado particular interés en actualizarse en la preservación de la memoria. Por ejemplo, hoy en día vemos a los artistas (sobre a todos los de multimedia) que ya no sólo realizan sus instalaciones, sino que codifican ese sentido de pertenencia en tratar de sistematizar y recuperar la memoria de la interactividad del individuo para con la pieza, es decir, les interesa que la persona que se para a ver su obra, tenga un referente y ese referente sea posteriormente guardado, aunque su salida sea por medio de un video, pero que será para la posteridad.

Por lo que Jameson, si estuviera vivo, desecharía porque encontraría el punto en donde hablaría que más que una memoria guardada, sería la emergencia de una sociedad organizada sobre discontinuidades, donde el sujeto se encuentra perdido en un presente que no puede aprehender como totalidad sistemática, sino como dispersión de efectos de realidad. Una especie de vivencia acomodaticia del sujeto en fenómenos locales, difícilmente perceptibles como partes relacionantes de una estructura social clásica.

La profundidad de la cultura ha sido sustituida por la diversidad, la multiplicidad de lo superficial, donde el significado se oculta tras los simulacros (incluso Baudrillard en su libro de Cultura y Simulacro manifiesta que ya todo lo que hacemos, pensamos y hasta inventamos, es parte de un simulacro de pertenencia), la conoadicción, la asincronía, el vaciado de la razón y el ser de la historia. La postmodernidad aparece aquí como la lógica cultural del capitalismo, como la pantalla mediática y cultural que cubre el tránsito hacia una escena de globalización económica. Los medios de comunicación habilitan la nueva expresión del capitalismo mediático, al tiempo que la tecnología adquiere el carácter de icono de la postmodernidad y todo objeto de convierte en mercancía.

Y en general, no dudo que esta inmediates y media-tes (desde el ámbito de la multimedia) no sea símbolo de nuestra época. Sino, volvamos a una recapitulación en donde nuestro tiempo pasa frente a una computadora, frente a un celular y hasta los ipod, ipads, iphones… Creo, que económicamente se rebasa el límite del acceso de la sociedad a los aparatos, pero es verdaderamente cierto que no se hace lo que no se es, es decir, no alcancemos un desarrollo tecnológico porque en nuestro país no hay una ecuanimidad de dinero, de intereses sociales, políticos y mucho menos tecnológicos. A una familia por mucho, querrá una televisión, o mejor dicho una pantalla HD que la última tableta de cualquier empresa neo.tecno.desarrollada, o no es acaso también ese tipo de aparatos un logro de gobierno federal?

Quizá esa satanización de la cultural de la globalización termine cuando las sociedades entiendan que no somos iguales… y no es grave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s