27 nada más…

Se habla de una aproximación de la vida por medio de la música.

Se dice que la música une mundos.

Se dice que los mundos cuando se unen, forman galaxias…

Se dice que las galaxias… pues ni que fuera episodio de Star Wars.

Estábamos en medio de la cancha… había sol, era un equipo peculiar. Se llamaba Batukada (más hippie el nombre no se podría!) Apenas habíamos entrenado dos días en un deportivo cerca del centro de Coyoacán. Eramos un desastre, creo que eramos el desastre perfecto porque no teníamos formación, nuestra portera era más un militar con short que un portero, nuestra defensa corría por todos lados gritando y riéndose… y ella, ella corría, corría mucho para que no hubiera goles, aunque solo llegara y pusiera los dos pies y el balón rebotara.

Se que es la mejor conductora femenina que conozco. Aunque… confieso, un día se le metió el diablo. Habia descubierto una vieja treta de un zoquete. Entonces la acompañamos al coche. Se subió. Sus mejillas rosadas eran como arándanos. Ella, aceleró todo Eje Central, se pasó los altos. Yo enfrente, asustada, pedía que por favor ningún idiota se acercara y tocara el claxon, que mentara madres o que le chiflara… cuando llegamos a su casa, fue la primera vez que la vi llorar. Después de 1 año y medio de conocerla, la vi llorar por primera vez.

Nunca había regalado ninguna pintura mía (jajaja, si, alguna vez hice pintura) pero creo que cuando vi esos paisajes ( jajaja, si, también hacía paisajes y bodegones) la vi a ella reflejada en su cuarto y teniendo una de esas pinturas… Era el primer regalo “plástico” que yo osaba regalar a una gran amiga, luego, hice lo propio, estudié diseño y cobré para vender la plasticidad.

Debíamos acabar un cartel de cactáceas (eramos también un equipo particular, la noña, el desmadroso, la fresa, la indiferente, el galán… y los otros), ella, en su casa toda pulcra, y nosotros. todos chamagosos, neohippies, estudiantes de preparatoria… terminó por dejarnos elaborar el cartel de cactáceas, y ella limpiar su casa. Si, eramos un equipo peculiar, pero al final del día eramos los que habíamos trabajado en equipo. Ahora, de esos 10 integrantes, sólo nos vemos 4, pero puedo decirles que ahora somos familia.

Cuando me siento asfixiada, se que puedo marcar a su celular, yo cuelgo y ella devuelve llamada. Aún no sé por qué? pero ella cree en el Destino. Yo le llamo más “zapes celestiales”. Aún no sé, pero tiene como voz de profeta (aunque en realidad es más como de bruja), Aún no sé, pero ella, cada que le digo “ya no estoy para esas mamadas…” ella, simplemente sonríe, me dice algo irónico y toda la casa retumba (lo mismo aplica en un bar, en un café, en un coche) con sus carcajadas. Si, ella es la persona que todo el mundo necesita tener a un lado para que entendamos que la vida no es un destino, simplemente tampoco puedes esperar señales, sino que al contrario, tienes que hacer que las cosas ocurran.

Y espero que ella lo sepa, pero sino, aqui estoy escribiendo una entrada a un blog, justo cuando se la prometí antes de una bborrachera divertida la semana pasada. Pero más allá de eso, es lindo saber que tienes un número 24-7 (24 horas, 7 dias) que puedes usar para siplemente decirle “Hola!” “Me siento mal”… o bien, “acabo de tener un zape celestial”

Ella debe de saberlo, que cuando nació, su madre deseó siempre una hija, por eso ella está aqui.

Ella debe saberlo, pero, fue la persona más cuidado durante su niñez y aún ahora en su juventud.

Ella debe se saberlo, pero su madre me dijo: “Luisa nació a los 20 minutos del día 09. Fue por parto natural y su nombre lleva una composición de varios elementos como La zarzuela de Luisa Fernanda, las zarzuelas le gustaban mucho a mi abuelito Gustavo,LUISA era el nombre de mi abuelita materna, FERNANDA Mi abuelita paterna se apellidaba Fernández y siento que el nombre es de una persona que es independiente, realista y sensata”

Ella debe saberlo, pero el azul, más allá de ser su color favorito, es el color del mar y el color del cielo, es esa intersección entre lo finito y lo infinito, es la tranquilidad.

Ella, que es la parte tranquila, la que piensa razonablemente, la que entrega todo el corazón y no se hace la fuerte, yo que soy la extravagante, la humanista, la que “nada le hace daño” la que actúa siempre impulsiva mente… ella es Luisa.

Ella debe de saberlo, pero cuando ella se enoja, el mundo puede girar más e inclinarse más.

Ella que siendo actuaria, yo que siendo diseñadora, nos une más que Lenny Kravitz y los martes de chisme…

Ella debe saberlo, pero por si aún no lo sabe, LA QUEREMOS HARTO, es apenas nuestra rockstar (por eso de los 27 años) y ese lunar cerca del ojo, esas mejillas prolongadas cuando se burla de uno, o bien, su peculiar forma sarcástica (aunque ella SI  NO LO SEPA) de hacernos ver que las cosas que hicimos… LAS HICIMOS MAL!! siempre las tenemos presentes en nuestra mente.

Ella, mi amiga, mi madre, mi vecina, mi conciencia diabólica… sólo puedo decirle FELICIDADES!!

Y… que viva el mezcal!!

ImageImage

Anuncios

Un pensamiento en “27 nada más…

  1. Amalia, hija,bueno mas bien nieta,me has dado un gran regalo en este gran día en que me convertí en madre ….si…..hace 27 años y ella es mi mayor tesoro y me hace tan feliz el saber que tiene una gran amiga en ti y en la forma en que te expresas de ella me es muy gratificante, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s